Repsol apuesta por un vehículo híbrido de gran tamaño para entrar en el ‘carsharing’

La compañía utilizará el ‘crossover’ Kia Niro propulsado con motor de gasolina y eléctrico de unas dimensiones muy superiores a las que está utilizando la competencia en la ciudad de Madrid

Repsol irrumpe en el negocio del ‘carsharing’ con una apuesta diferente a la del resto de competidores que ya están circulando por las calles de Madrid. Según fuentes conocedoras de los planes de la compañía, la petrolera optará por un ‘crossover’ con motor híbrido de propulsión eléctrica y gasolina.

Concretamente, utilizará el modelo Kia Niro para el negocio de alquiler de coche por horas. La ‘joint venture’ de Repsol y Kia denominada WiBLE prevé empezar a operar en el segundo semestre del año. En estos momento aún está a la espera de recibir la aprobación del área de competencia de la Comisión Europea, que puede llegar en los próximos días. Repsol y Kia han preferido no hacer comentarios.

Para Kia esta no es la primera experiencia en el incipiente negocio. La compañía ya lanzó WiBLE en Seúl, capital de Corea del Sur, lugar de origen del fabricante de automóviles que está avanzando hacia la construcción de vehículos híbridos, híbridos enchufables y 100% eléctricos.

Esta aventura empresarial trata de marcar diferencias respecto a la competencia. Repsol es consciente de que llega a un negocio muy novedoso como es el del coche compartido pero que en la ciudad de Madrid ya tiene varias opciones disponibles. Después de que apareciera Car2go con vehículos Smart (Daimler AG) a finales de 2015, se lanzó Emov (Citroen C-Zero) un año después, en diciembre de 2016. La última marca que se ha puesto en circulación ha sido Zity, la ‘joint venture’ que forma Ferrovial con Renault, que utiliza el modelo Zoe. En todos los casos se trata de automóviles pequeños y 100% eléctricos pensados para moverse con agilidad por el centro de la ciudad.

Frente a ello, Repsol y KIA apuesta por un SUV de cinco puertas, con unas dimensiones mucho mayores. Pese a que cuenta con el etiquetado ecológico que permite aparcar en las zonas disuasorias sin tener que pagar en el centro urbano, el objetivo es dar un servicio mucho más periférico. Car2go, la pionera en Madrid, tienen restringido el estacionamiento a la almendra que abarca la M-30. Algo que no ocurre con el resto de opciones y que tampoco sucederá con la nueva firma.

La idea de WiBLE es que se utilicen para otros usos distintos al movimiento por el centro de la ciudad. Que sirva para acudir a las grandes ‘megastores’ y zonas comerciales que se encuentran en el extrarradio de la capital de España o incluso ser una opción para escapadas fuera de la ciudad con regreso en el mismo día, movimiento muy habitual en fines de semana de los ciudadanos que viven en Madrid. Precisamente las dimensiones de un ‘crossover’ están más pensadas para este tipo de desplazamientos y usos, ya que se trata de un vehículo con un maletero que permite cargar mercancías, algo para lo que no está pensado de momento las otras opciones de ‘carsharing’.

Por el contrario, el mayor tamaño también le hace una opción menos competitiva a la hora de buscar aparcamiento en las zonas altamente congestionadas del centro urbano.

Coche de gasolina para una petrolera
Por otro lado, la apuesta por un híbrido de gasolina refuerza la imagen de marca de la mayor petrolera de España y que cuenta con más puntos de distribución de carburantes en la Península Ibérica. Pese a que Repsol está pensando de manera activa en comprar activos de generación eléctrica, a día de hoy su negocio gira alrededor de los hidrocarburos que cargarán sus vehículos de ‘carsharing’. No obstante, su apuesta llega en un momento en que se empieza a debatir alrededor de la fiscalidad que soportan los hidrocarburos.

El movimiento en el sector del coche compartido no para. El convencimiento de las empresas es que la sociedad cada vez se va a demandar más servicios puntuales (uso el coche cuando se necesita) sobre propiedad (compra del automóvil). Esta semana se ha conocido que Seat se ha hecho con el 100% de Respiro, otra ‘startup’ del sector del coche compartido. El fabricante perteneciente al Grupo Volkswagen que más está apostando por los vehículos de autogás ya ha anunciado que utilizará coches bi-fuel, capaces de funcionar con gas natural y gasolina indistintamente. El gas y la gasolina con etiquetado ecológico se meten a competir en un negocio hasta ahora copado por los automóviles 100% eléctricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *